SALUD PARA TODOS

El jamón ibérico, forma parte esencial de la dieta mediterránea en nuestro país, es un producto equilibrado y de gran valor nutricional. En BEHER creemos que recomendar cualquier producto alimenticio para incluirlo en la dieta es trabajo exclusivo del médico o del experto en nutrición. Pero sí queremos resolver algunas de las dudas que más frecuentemente surgen cuando nos enfrentamos a su consumo. ¿Qué papel tendrá en una dieta hipocalórica? ¿Es bueno el jamón para los niños? ¿Y durante el embarazo?…. Eso sí, sin querer substituir a los profesionales de la salud en ningún momento ya que ellos conocen la totalidad de las circunstancias de cada caso. Solo ellos pueden recomendarle o prohibirle de forma adecuada el consumo de cualquier producto sea cual sea.

Placer de corazón

Los derivados del cerdo ibérico de raza pura alimentados con bellotas presentan la grasa animal más cardiosaludable: con un 75 % de ácidos grasos insaturados; que la hacen incluso más sana que algunas grasas de origen vegetal. De hecho, solo el aceite de oliva contiene mayor concentración de ácido oleico que el 53 % como mínimo que presentan los productos ibéricos BEHER. Dichas grasas insaturadas, en especial el ácido oleico, producen un efecto beneficioso sobre el colesterol en sangre aumentando la tasa de colesterol “bueno” HDL y reduciendo la tasa del perjudicial LDL.

Rico y beneficioso

¿Sabías que su consumo regular puedeCorteMazaBEHER aportar hasta un 45 % de la ingesta de hierro recomendada en los hombres, y un 23 % de la de las mujeres? ¿O que constituye una gran fuente de vitaminas B1, B2, B3 y B6 y de cinc? Son las conclusiones de una investigación conjunta del Centro Tecnológico de la Carne y la Universidad de Granada. Otros trabajos destacan su contenido en vitamina E, un poderoso antioxidante; y en minerales como el selenio, muy ligado a procesos de antienvejecimiento.

Efectos beneficiosos

Los polifenoles, son potentes antioxidantes y antiinflamatorios a nivel vascular, los aportan las alimentaciones que toman los animales, estando en mayor proporción en las bellotas.
Por otra parte los estudios muestran que el consumo moderado de jamón ibérico no produjo ganancia de peso ni modificó el perfil lipídico, ni siquiera el de los triglicéridos. Igualmente, se encontró que el jamón ibérico se comportó como “reductor de la presión arterial” como consecuencia de la mejora del funcionamiento endotelial.

corazon

El placer que se siente al probar el jamón ibérico va mucho más allá de su sabor inigualable. Una vez en nuestro organismo empieza un trabajo tan espectacular como su maravilloso carácter organoléptico pero mucho más importante.

Su bajo aporte calórico y su riqueza en proteínas, vitaminas y minerales hacen de él un complemento ideal para conseguir una dieta sana, variada y rica en elementos esenciales. En el siguiente apartado encontrará una descripción más extensa de estas propiedades. Después de leerla podrá disfrutar del jamón ibérico no solo con el paladar. Lo pedirá con cabeza y lo vivirá de corazón.

Información Nutricional del jamón ibérico

Valores nutricionales medios* Por cada 100g % CDR
Ca (mg) 27.08 27%
Fe (mg) 3.35 23,9%
Zn (mg) 3.04 20,26%
Na (mg) 1110.90 < 100%
K (mg) 153.20 7,8%
P (mg) 157.50 19,7%
Vitamina B6 (mg) 0.42 21%
Vitamina B1 (mg) 0.84 60%
Vitamina B2 (mg) 0.20 1,1%
Vitamina B12 (mg) 15.68 < 100%
Niacina (μg Eq Niecina) 1110.90 < 100%
Vitamina E (mg)
Folato (μg) 13,49 7,2%

Fuente: Tabla de composoción de alimentos. Mataix (2003). III Congresodel Jamón. (Teruel 2005).
http://www.ibergour.com/es/jamon/jamon_guijuelo.html
Calculos realizados para una persona con dieta de 2000 Kcal.