MONTANERA 2010, BELLOTAS Y CALIDAD

NOTICIAS

Comments (0) / 28/01/2010

La campaña de montanera de 2009-2010, que cubre los meses de engorde del cerdo ibérico de bellota desde octubre-noviembre hasta el mes de febrero-marzo, presagiaba poca calidad debido a la falta generalizada de lluvias en todo el país.

Desde que nace la bellota, en primavera, hasta que llega a su madurez y plenitud, precisa de agua, especialmente durante el mes de octubre. Por ello se iba secando y no engordaba; las lluvias de noviembre y diciembre aliviaron la situación de la bellota, y del suelo, ya que comenzó a brotar la hierba, tan conveniente durante el engorde del cerdo.

Los arroyos, charcos y el rocío del amanecer aportan al cerdo ibérico el buen engorde de la buena montanera que al final ha resultado.

Este año se ha reducido considerablemente la cabaña de cerdos en las fincas: la escasez de animales, la falta de recursos económicos, la crisis generalizada y una expectativa de menor consumo y sacrificio ayudaron a esta rebaja. Ello beneficiará al sector ganadero e industrial en un futuro próximo. El exceso de oferta de productos artesanos de tan alta calidad perjudica y resta prestigio al producto rey de la gastronomía española: El Jamón Ibérico.

En Beher también hemos reducido el sacrificio de los cerdos; como siempre, seleccionando animales ibéricos puros de las mejores montaneras y dehesas. La Sierra Norte de Sevilla es nuestro punto predilecto: Cazalla de la Sierra y alrededores. También el Norte de la Sierra de Huelva, el centro de Badajoz que ronda a Jerez de los Caballeros y algunas extensas dehesas portuguesas complementan nuestra exclusiva y esmerada selección en miles de hectáreas de encinar.

Animales con 16, 18 y hasta 22 meses de vida. Cerdos que han conocido sus fincas rastreando y comiendo el resto de la montanera, de los gordos del año anterior siendo lechones, raza ibérica pura o con un mínimo del 75, cerdos altos, largos, esbeltos y elegantes comprenden nuestra esmerada y selecta producción.

Procesados por nuestras expertas manos, en nuestras impecables instalaciones, bajo el mejor clima continental de Guijuelo, podemos ofrecer al mercado unos productos auténticos, únicos y exclusivos de la máxima calidad.

Tendremos que esperar 2-3 meses para los embutidos más delgados, 4-5 para los lomos chorizos y salchichones, 24 meses para las paletas más pequeñas y 30 para los primeros jamones. Una larga espera, reposada, realizada con el mayor cuidado, que nos hará disfrutar plenamente de todos estos manjares.

Comentarios

comentarios