Cómo cortar y deshuesar jamón ibérico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cortar el jamón ibérico de bellota bien es uno de los factores claves para su disfrute. Al igual que ocurre con otros productos curados en salazón, no todas las partes de una misma pieza tienen el mismo sabor y textura. Entender los porqués y saber cómo actuar en consecuencia, nos ayudará a que cada loncha tenga el grosor y tamaño perfecto para disfrutar de este manjar de manera superlativa.

¿Deshuesar el jamón ibérico o no deshuesar? Esa es la cuestión

No hay duda de que deshuesar el jamón ibérico permite disfrutarlo con mayor facilidad. Uno de los principales inconvenientes de tener la pieza en casa es precisamente la dificultad del corte. A medida que vamos consumiendo más carne y empiezan a aparecer los huesos, ser preciso con el cuchillo se complica y las lonchas cada vez son más difíciles de obtener.

Por otra parte, mantener la pieza entera también tiene sus ventajas: El sabor se conserva mejor y las piezas tardan más en resecarse. Además, los amantes del ritual del jamón ibérico disfrutan del corte a cuchillo en el momento y lo consideran una parte importante del placer de tomar esta delicia. Entonces, ¿Cuándo debemos cortar y deshuesar el jamón ibérico de bellota? Se presentan varias situaciones:

  • No tenemos conocimientos sobre cómo cortar el jamón ibérico a cuchillo.
  • Necesitamos almacenarlo en un espacio reducido o queremos envasarlo al vacío para guardarlo en la nevera.
  • Pensamos cortar el jamón a máquina.
  • Vamos a consumir la pieza entera en menos de 6 meses.
  • Queremos utilizar parte de la pieza para cocinar.
  • Deseamos aprovechar la totalidad de la carne.

Como acabamos de ver, uno de los principales inconvenientes de quitarle el hueso a nuestros jamones es la dificultad para la preservación. Por eso, si no pensamos consumirlo en los 6 meses que nos durará abierto, es importante que lo almacenemos por piezas separadas y que las envasemos al vacío. Un producto de calidad, como el de Beher, no se debe congelar ni someter a cambios de temperatura extremos.

Una vez abierto, tendremos que guardar la pieza en el frigorífico, en la parte menos fría y envuelta en un paño de algodón. Cuando lo vayamos a tomar, tendremos que sacarlo dos horas antes y dejar que tome la temperatura ambiente de forma progresiva.

Para cortar y deshuesar un jamón correctamente necesitamos conocer su anatomía

Antes de deshuesar y cortar el jamón ibérico nos interesa conocer la anatomía de la pata del cerdo. De esta manera nos va a resultar más fácil entender cómo proceder, así como entender las propiedades de cada una de las partes.

La Punta

Es la parte opuesta a la pezuña. Es una de las partes más apreciadas en gastronomía, ya que, gracias a su alto contenido en grasa infiltrada, es muy sabrosa.

El Jarrete

La parte de la pata donde se juntan la tibia y el peroné. Tiene un sabor dulzón y es muy aromático. El jarrete es una de las partes más preciadas para hacer tacos.

La Caña

En piezas ibéricas como las de Beher, la reconoceremos por ser la parte más estrecha del jamón. Está entre el codillo y la pezuña. Como tiene muy poca carne, es difícil de aprovechar si no tenemos las herramientas adecuadas. También suele utilizarse para hacer tacos.

La Maza

Es la zona más ancha de la pieza del cerdo. Como consecuencia, también la más jugosa y la que tiene más carne. Podemos ver que en algunos sitos llaman contramaza a la parte inferior y más recta de la maza.

La babilla

Está en el lado opuesto de la maza y es el lateral más recto del jamón ibérico. Como también es la pieza más estrecha, suele ser también la más curada. Por eso, cuando empezamos un jamón para tomar en casa, es donde debe realizarse el primer corte. Esto permitirá que el resto de zonas se vayan curando a medida que se consume.

¿Cómo deshuesar un jamón ibérico?

Ahora que ya podemos identificar las piezas, si finalmente nos decidimos a retirar el hueso de nuestro jamón, es importante que lo hagamos utilizando las técnicas y herramientas adecuadas. Solo así podremos garantizar un buen resultado final y evitar que, al cortar y deshuesar el jamón ibérico, estemos desperdiciando la carne de este manjar.

¿Qué herramientas necesitamos para quitarle el hueso a un jamón?

Además de la pieza de jamón ibérico BEHER, no nos pueden faltar los utensilios necesarios para deshuesarlo. Solo así conseguiremos unos resultados precisos y de calidad. Por eso, antes de empezar, tendremos que estar seguros de que tenemos a nuestro alcance:

  • Cuchillo descortezador.
  • Cuchillo deshuesador.
  • Gubia.
  • Chaira u otro tipo de afilador.
  • Guante de malla.
  • Delantal protector.

¡Ahora sí! Vamos a deshuesar el jamón ibérico

Paso 1: Cortamos entre los huesos profundamente

El primer corte se debe realizar en una zona de la punta donde encontramos una protuberancia. Esta es la zona en la que se encuentra la unión entre los dos huesos. Para encontrarlo, con ayuda del cuchillo deshuesador, realizaremos un corte de profundidad media a lo largo de esta zona. Es importante que, para facilitar el trabajo, se separen los tendones y telillas que unen las dos piezas.

Paso 2: quitamos el hueso del jamón

Una vez que hayamos detectado el hueso coxal, con el cuchillo deshuesador tendremos que cortar a lo largo de la silueta del mismo. La hoja tendrá que pasar siempre lo más cerca posible a la estructura ósea para aprovechar toda la carne posible.

Paso 3: separamos el fémur

Una vez eliminado el hueso coxal vamos a ver que queda descubierta la cabeza del fémur. En un primer momento realizaremos una incisión alrededor de esta con el cuchillo deshuesador. Una vez que veamos que hemos creado el hueco suficiente para trabajar, con la ayuda de la gubia vamos a empezar a separar el hueso de la carne.

Es importante que, a medida que la introducimos, notemos la fricción con el fémur. Esto nos estará indicando que estamos aprovechando toda la carne.

Paso 4: Quitar el hueso

Para poder sacar el hueso que acabamos de separar, tenemos que ir a la zona de la caña y encontrar otra protuberancia, justo entre esta zona y el codillo. Para poder llegar a la zona de la tibia y el peroné vamos a tener que levantar la piel usando el cuchillo descortezador. Después realizaremos dos incisiones para localizar el hueso e iremos cortando a lo largo de este, justo en la zona de la babilla, tal y como hemos hecho con el coxal.

Para poder sacarlo por completo, solo tendremos que tirar. Si notamos alguna zona de resistencia, tendremos que introducir de nuevo el cuchillo para separar la carne.

¿Cómo cortar el jamón ibérico de bellota?

Ahora que ya sabemos cómo deshuesarlo, solo nos queda saber cómo cortarlo para disfrutarlo en todo su esplendor. Aplicar la técnica adecuada nos ayudará a disfrutar de unas lonchas con el tamaño y el grosor perfecto.

La técnica perfecta para cortar el jamón a máquina

Cortar el jamón con una máquina de cortar embutido es la forma más rápida y directa de disfrutar de él, pero es imprescindible que la pieza esté deshuesada para hacerlo. Si queremos conseguir unos resultados profesionales, tendremos que separar cada una de las piezas que hemos visto cuando mirábamos la anatomía.

Después es importante que pongamos la cortadora en una selección fina y que, cuando la estamos usando, no apliquemos demasiada presión. También es aconsejable que, para tomar el embutido en su punto justo de curación, empecemos siempre por las zonas más estrechas.

¿Cómo se cortan los jamones ibéricos a cuchillo?

Esta técnica nos permite cortar jamones con y sin hueso. Mientras que con los primeros tendremos que tener más cuidado, con los segundos nuestra labor será mucho más fácil. No obstante, en ambos casos la técnica es la misma.

Aunque también se pueden cortar en una tabla, lo ideal es colocarlos en un jamonero. Esta pieza nos ayudará a tener el acceso perfecto a las patas del jamón y nos ofrecerá una inclinación adecuada para hacer el corte más sencillo.

A la hora de empezar el jamón, es importante que elijamos las zonas más estrechas. Estas suelen ser las más curadas y, en consecuencia, el resto irán madurando a medida que consumamos el embutido. Por eso, el primer corte siempre se realiza en la babilla. En un primer lugar, retiraremos la piel y toda la parte de la grasa que tiene un color amarillento, ya que tiene un aroma rancio.

Tenemos que cortar siempre en dirección de la beta y, si hemos decidido no deshuesar nuestro ibérico de bellota, tendremos que marcar con la punta del cuchillo los alrededores del hueso para facilitar que la carne se desprenda con facilidad. También es importante que cortemos las lonchas lo más recto posible para que podamos consumir el jamón de forma homogénea.

En definitiva, si queremos cortar jamón ibérico o deshuesarlo solo necesitaremos algo de paciencia y cuidado. Además, como la experiencia es un grado, a medida que repitamos el proceso conseguiremos perfeccionar nuestros resultados. Aún así si prefieres ahorrarte este tiempo, en nuestra tienda online tienes disponibles nuestras paletas y jamones 100% ibéricos ya deshuesados.

Cómo cortar y deshuesar jamón ibérico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cortar el jamón ibérico de bellota bien es uno de los factores claves para su disfrute. Al igual que ocurre con otros productos curados en salazón, no todas las partes de una misma pieza tienen el mismo sabor y textura. Entender los porqués y saber cómo actuar en consecuencia, nos ayudará a que cada loncha tenga el grosor y tamaño perfecto para disfrutar de este manjar de manera superlativa.

¿Deshuesar el jamón ibérico o no deshuesar? Esa es la cuestión

No hay duda de que deshuesar el jamón ibérico permite disfrutarlo con mayor facilidad. Uno de los principales inconvenientes de tener la pieza en casa es precisamente la dificultad del corte. A medida que vamos consumiendo más carne y empiezan a aparecer los huesos, ser preciso con el cuchillo se complica y las lonchas cada vez son más difíciles de obtener.

Por otra parte, mantener la pieza entera también tiene sus ventajas: El sabor se conserva mejor y las piezas tardan más en resecarse. Además, los amantes del ritual del jamón ibérico disfrutan del corte a cuchillo en el momento y lo consideran una parte importante del placer de tomar esta delicia. Entonces, ¿Cuándo debemos cortar y deshuesar el jamón ibérico de bellota? Se presentan varias situaciones:

  • No tenemos conocimientos sobre cómo cortar el jamón ibérico a cuchillo.
  • Necesitamos almacenarlo en un espacio reducido o queremos envasarlo al vacío para guardarlo en la nevera.
  • Pensamos cortar el jamón a máquina.
  • Vamos a consumir la pieza entera en menos de 6 meses.
  • Queremos utilizar parte de la pieza para cocinar.
  • Deseamos aprovechar la totalidad de la carne.

Como acabamos de ver, uno de los principales inconvenientes de quitarle el hueso a nuestros jamones es la dificultad para la preservación. Por eso, si no pensamos consumirlo en los 6 meses que nos durará abierto, es importante que lo almacenemos por piezas separadas y que las envasemos al vacío. Un producto de calidad, como el de Beher, no se debe congelar ni someter a cambios de temperatura extremos.

Una vez abierto, tendremos que guardar la pieza en el frigorífico, en la parte menos fría y envuelta en un paño de algodón. Cuando lo vayamos a tomar, tendremos que sacarlo dos horas antes y dejar que tome la temperatura ambiente de forma progresiva.

Para cortar y deshuesar un jamón correctamente necesitamos conocer su anatomía

Antes de deshuesar y cortar el jamón ibérico nos interesa conocer la anatomía de la pata del cerdo. De esta manera nos va a resultar más fácil entender cómo proceder, así como entender las propiedades de cada una de las partes.

La Punta

Es la parte opuesta a la pezuña. Es una de las partes más apreciadas en gastronomía, ya que, gracias a su alto contenido en grasa infiltrada, es muy sabrosa.

El Jarrete

La parte de la pata donde se juntan la tibia y el peroné. Tiene un sabor dulzón y es muy aromático. El jarrete es una de las partes más preciadas para hacer tacos.

La Caña

En piezas ibéricas como las de Beher, la reconoceremos por ser la parte más estrecha del jamón. Está entre el codillo y la pezuña. Como tiene muy poca carne, es difícil de aprovechar si no tenemos las herramientas adecuadas. También suele utilizarse para hacer tacos.

La Maza

Es la zona más ancha de la pieza del cerdo. Como consecuencia, también la más jugosa y la que tiene más carne. Podemos ver que en algunos sitos llaman contramaza a la parte inferior y más recta de la maza.

La babilla

Está en el lado opuesto de la maza y es el lateral más recto del jamón ibérico. Como también es la pieza más estrecha, suele ser también la más curada. Por eso, cuando empezamos un jamón para tomar en casa, es donde debe realizarse el primer corte. Esto permitirá que el resto de zonas se vayan curando a medida que se consume.

¿Cómo deshuesar un jamón ibérico?

Ahora que ya podemos identificar las piezas, si finalmente nos decidimos a retirar el hueso de nuestro jamón, es importante que lo hagamos utilizando las técnicas y herramientas adecuadas. Solo así podremos garantizar un buen resultado final y evitar que, al cortar y deshuesar el jamón ibérico, estemos desperdiciando la carne de este manjar.

¿Qué herramientas necesitamos para quitarle el hueso a un jamón?

Además de la pieza de jamón ibérico BEHER, no nos pueden faltar los utensilios necesarios para deshuesarlo. Solo así conseguiremos unos resultados precisos y de calidad. Por eso, antes de empezar, tendremos que estar seguros de que tenemos a nuestro alcance:

  • Cuchillo descortezador.
  • Cuchillo deshuesador.
  • Gubia.
  • Chaira u otro tipo de afilador.
  • Guante de malla.
  • Delantal protector.

¡Ahora sí! Vamos a deshuesar el jamón ibérico

Paso 1: Cortamos entre los huesos profundamente

El primer corte se debe realizar en una zona de la punta donde encontramos una protuberancia. Esta es la zona en la que se encuentra la unión entre los dos huesos. Para encontrarlo, con ayuda del cuchillo deshuesador, realizaremos un corte de profundidad media a lo largo de esta zona. Es importante que, para facilitar el trabajo, se separen los tendones y telillas que unen las dos piezas.

Paso 2: quitamos el hueso del jamón

Una vez que hayamos detectado el hueso coxal, con el cuchillo deshuesador tendremos que cortar a lo largo de la silueta del mismo. La hoja tendrá que pasar siempre lo más cerca posible a la estructura ósea para aprovechar toda la carne posible.

Paso 3: separamos el fémur

Una vez eliminado el hueso coxal vamos a ver que queda descubierta la cabeza del fémur. En un primer momento realizaremos una incisión alrededor de esta con el cuchillo deshuesador. Una vez que veamos que hemos creado el hueco suficiente para trabajar, con la ayuda de la gubia vamos a empezar a separar el hueso de la carne.

Es importante que, a medida que la introducimos, notemos la fricción con el fémur. Esto nos estará indicando que estamos aprovechando toda la carne.

Paso 4: Quitar el hueso

Para poder sacar el hueso que acabamos de separar, tenemos que ir a la zona de la caña y encontrar otra protuberancia, justo entre esta zona y el codillo. Para poder llegar a la zona de la tibia y el peroné vamos a tener que levantar la piel usando el cuchillo descortezador. Después realizaremos dos incisiones para localizar el hueso e iremos cortando a lo largo de este, justo en la zona de la babilla, tal y como hemos hecho con el coxal.

Para poder sacarlo por completo, solo tendremos que tirar. Si notamos alguna zona de resistencia, tendremos que introducir de nuevo el cuchillo para separar la carne.

¿Cómo cortar el jamón ibérico de bellota?

Ahora que ya sabemos cómo deshuesarlo, solo nos queda saber cómo cortarlo para disfrutarlo en todo su esplendor. Aplicar la técnica adecuada nos ayudará a disfrutar de unas lonchas con el tamaño y el grosor perfecto.

La técnica perfecta para cortar el jamón a máquina

Cortar el jamón con una máquina de cortar embutido es la forma más rápida y directa de disfrutar de él, pero es imprescindible que la pieza esté deshuesada para hacerlo. Si queremos conseguir unos resultados profesionales, tendremos que separar cada una de las piezas que hemos visto cuando mirábamos la anatomía.

Después es importante que pongamos la cortadora en una selección fina y que, cuando la estamos usando, no apliquemos demasiada presión. También es aconsejable que, para tomar el embutido en su punto justo de curación, empecemos siempre por las zonas más estrechas.

¿Cómo se cortan los jamones ibéricos a cuchillo?

Esta técnica nos permite cortar jamones con y sin hueso. Mientras que con los primeros tendremos que tener más cuidado, con los segundos nuestra labor será mucho más fácil. No obstante, en ambos casos la técnica es la misma.

Aunque también se pueden cortar en una tabla, lo ideal es colocarlos en un jamonero. Esta pieza nos ayudará a tener el acceso perfecto a las patas del jamón y nos ofrecerá una inclinación adecuada para hacer el corte más sencillo.

A la hora de empezar el jamón, es importante que elijamos las zonas más estrechas. Estas suelen ser las más curadas y, en consecuencia, el resto irán madurando a medida que consumamos el embutido. Por eso, el primer corte siempre se realiza en la babilla. En un primer lugar, retiraremos la piel y toda la parte de la grasa que tiene un color amarillento, ya que tiene un aroma rancio.

Tenemos que cortar siempre en dirección de la beta y, si hemos decidido no deshuesar nuestro ibérico de bellota, tendremos que marcar con la punta del cuchillo los alrededores del hueso para facilitar que la carne se desprenda con facilidad. También es importante que cortemos las lonchas lo más recto posible para que podamos consumir el jamón de forma homogénea.

En definitiva, si queremos cortar jamón ibérico o deshuesarlo solo necesitaremos algo de paciencia y cuidado. Además, como la experiencia es un grado, a medida que repitamos el proceso conseguiremos perfeccionar nuestros resultados. Aún así si prefieres ahorrarte este tiempo, en nuestra tienda online tienes disponibles nuestras paletas y jamones 100% ibéricos ya deshuesados.

UNIÓN EUROPEA

Bernardo Hernández S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar la competitividad de las Pymes y gracias al cual ha puesto en marcha un Plan de Marketing Digital Internacional con el objetivo de mejorar su posicionamiento online en mercados exteriores durante el año 2020. Para ello ha contado con el apoyo del Programa XPANDE DIGITAL de la Cámara de Comercio de Salamanca.
Una manera de hacer Europa

"Una manera de hacer Europa"
UNIÓN EUROPEA

Bernardo Hernández S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar la competitividad de las Pymes y gracias al cual ha puesto en marcha un Plan de Marketing Digital Internacional con el objetivo de mejorar su posicionamiento online en mercados exteriores durante el año 2020. Para ello ha contado con el apoyo del Programa XPANDE DIGITAL de la Cámara de Comercio de Salamanca.
Una manera de hacer Europa

"Una manera de hacer Europa"
COMPRAR AHORA